Arq. Alejandra Felippa
Recuperamos tu mármol, calcáreo, pórfido o granito. Utilizamos los mejores productos del mercado, con la más alta tecnología y un acabado artesanal.
Alejandra Felippa | Mármoles y granitos naturales: ¿qué  tipos de acabado hay?
15916
post-template-default,single,single-post,postid-15916,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Mármoles y granitos naturales: ¿qué  tipos de acabado hay?

El mármol es un material natural formado por un lento proceso de cristalización de rocas calizas. En tanto, los granitos son rocas ígneas formadas por la fusión de cuarzo, feldespato y mica.

El trabajo de la naturaleza logra en estas rocas una singular belleza, con partidas únicas e irrepetibles.

A esto se suma que existen diferentes tipos de acabados para llevar los pétreos a “rocas de aplicación”, lo que fundamentalmente se relaciona con el uso y la superficie donde se colocarán.

Algunas posibilidades  de  acabados o  terminaciones son:

  • Pulimentado: es completamente liso y presenta a una superficie desde terminación mate a brillante “espejo”. Para lograr este tipo de acabado se trabaja la piedra con un proceso en el que se va (rayando) lijando la superficie con abrasivos cada vez más finos hasta que las rayas resultan invisibles y emerge el aspecto pulido deseado (brillante). Lo relevante de este acabado es la terminación final, donde el pétreo se luce en todo su esplendor. Esta terminación se utiliza para pisos, revestimientos y escaleras.
  • Abujardado: se realiza golpeando varias veces con una bujarda que va punteando y labrando la superficie hasta dejarla con la textura deseada. El efecto que se logra es el de mínimos cráteres en la piedra, de 1 a 3 milímetros de profundidad, repartidos uniformemente en toda la superficie.  Se emplean bujardas neumáticas que ahorran tiempo y esfuerzo en el proceso. Ofrece al  pétreo un aspecto rústico, que lo hace óptimo para espacios exteriores (fachadas, escalones de acceso, etc.).
  • Apomazado: es el paso previo a conseguir el brillo. Son acabados lisos, mates y no tienen marca visible. Destacan porque realzan los colores y diseños de la piedra. Se utilizan especialmente para escaleras y espacios exteriores, ya que son antideslizantes.
  • Flameado: es un tratamiento a alta temperatura. Mediante la aplicación de una llama a 45º de inclinación respecto a la superficie de la piedra, se la deslaja por el impacto térmico. Se logra una textura rugosa y con relieve que da un aspecto rústico. Este acabado es muy usual en los granitos naturales y es ideal para recubrimientos de espacios en el exterior.
1Comentario
  • Patricia Compagnoni
    Posted at 00:09h, 19 diciembre Responder

    Hola, quiero preguntarte si es posible pulir un piso de granito que nunca fue pulido y lleva alrededor de 20 años de uso, y cuál es el precio del pulido. La idea es que sea un pulido que quede relativamente brillante -que dé aspecto de limpio- y más fácil de limpiar, ya que se trata de aulas de una escuela.
    Espero tu respuesta.
    Muchas gracias.
    Patricia Compagnoni

Agrega un comentario